Alejandro sueña con una vida perfecta

Victoria, quien creía que su relación con Alejandro era perfecta, por primera vez experimenta una atracción irresistible, pero con los pies bien puestos sobre la tierra, sabe que no se puede dejar dominar por sus deseos, así que trata de olvidar a aquel sensual extraño dando por hecho que nunca se lo volverá a encontrar. La sorpresa es grande cuando después de la ceremonia, Alejandro le presenta a Cristóbal, su hermano menor, el mismo hombre que horas antes le quitó el aliento.