Esmeralda

En un mundo cruel y volátil, las circunstancias le arrebataron lo que más ha amado, su hijo Cristóbal. Aunque su amor con Eduardo terminó trágicamente, es un amor que vivirá por siempre a través de Cristóbal. Él siembra en ella algo que hacer, alguien a quien amar, algo que esperar. Su corazón está atado a un terrible pasado,  en el que su cuerpo fue una prisión para su alma por el cual sufre con por lo que no puede mostrar, el amor por Cristóbal.